Hablemos de ex libris

La curiosidad que existe alrededor de los ex libris ha llevado a diversos estudiosos y bibliófilos a emprender la búsqueda por más información que los lleve a conocer el origen de esta tradición.

Coleccionistas de libros e investigadores se embarcaron en un viaje por las letras y grabados para encontrar lo que hasta ahora se conoce como el sello más antiguo. Se trata de una pieza de cerámica utilizada para marcar papiros pertenecientes a la biblioteca del faraón Amenofis III (XVIII dinastía, XIV a.C.). La civilizaciones posteriores, a diferencia de los sellos, dieron uso a diferentes maldiciones e invectivas, a modo de colofón, para combatir el robo y el vandalismo.

Cuando en Alemania, comenzó a florecer la imprenta, las marcas de propiedad se hicieron necesarias. Tal es el caso de un peculiar impreso perteneciente a Hans Igler, un capellán bávaro de la segunda mitad del siglo XV., quien realizó un grabado xilográfico que representa un erizo coronado por una filacteria gótica con el juego de palabras “Hanns Igler das dich ein igel kuss” (Hans Igler te da un beso de erizo). En cuanto al estilo, fue Alberto Durero quien estableció el reconocido modelo que perdura hasta hoy, convirtiéndose oficialmente en el autor del primer ex libris con data en plancha.

Sin embargo, fue hasta el siglo XVIII que se inició la costumbre de colocar en el reverso de las tapas de los libros las cédulas tipo ex libris. Convirtiéndose para el siglo XIX en un distintivo de la burguesía culta de diferentes países, entre ellos Francia e Italia.

El florecimiento artístico y coleccionista del ex libris fue acompañado por el movimiento modernista y de sus corrientes europeas como el Art noveau, Liberty y Jugendstil con artistas como Edward Burne-Jones y Walter Crane, que mostraron interés en la vuelta a las técnicas primitivas de la imprenta artesanal xilográfica y los marcados contrastes del blanco y negro con estética.

El ex libris se ha convertido en un tema de conversación entre amantes de los libros, que no solo coleccionan este tipo de ejemplares, sino que también buscan conservar esta tradición.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados