Una búsqueda mortal.

Es difícil comprender la vida de un coleccionista, los procesos de búsqueda suelen ser pacíficos, pero nadie se salva de los peligros que implican encontrar aquella pieza especial, como las horas bajo el sol en largas caminatas esperando encontrar algo especial, o la incertidumbre de saber si lo que ha comprado es real o un engaño de algún vendedor. 

O como olvidar esa sensación de ansiedad cuando alguien más tiene en sus manos aquello que se estaba buscando.

Algo es seguro, la mirada de desinterés se disimula perfectamente cuando hay un tesoro en la mira y aunque los ojos estén a punto de explotar de la emoción, nadie lo nota, pero claro, los coleccionistas son los mejores para buscar precios razonables porque mantener un gusto así no es para cualquiera. 

El Dr. Sámano, a lo largo de los años, se ha enfrentado a innumerables situaciones similares, el placer de la búsqueda y las recompensas obtenidas en forma de libros casi invaluables. Por lo que todo en su colección son tesoros garantizados.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados