"Algunas prosas" MAX AUB 
"Algunas prosas" MAX AUB 
"Algunas prosas" MAX AUB 
"Algunas prosas" MAX AUB 
"Algunas prosas" MAX AUB 
"Algunas prosas" MAX AUB 
"Algunas prosas" MAX AUB 
"Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Algunas prosas" MAX AUB 

"Algunas prosas" MAX AUB 

Proveedor
Libros del Dr. Sámano
Precio habitual
$ 500.00
Precio de venta
$ 500.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Algunas prosas" MAX AUB Los presentes Primera edición México, 1954 59 páginas Ejemplar en muy buenas condiciones, aunque presenta la clasificación de la biblioteca del Ateneo Español de México, de donde se adquirió [descarte de biblioteca] y un par de sellos. Edición de 500 ejemplares. Max Aub Mohrenwitz (1903-1972) fue un escritor español. Tras la Guerra Civil Española se exilió en la capital mexicana durante tres décadas. El autor de estas prosas expone su propia retórica. "Recta retórica" es el formulario que le han dictado sus años de aprendizaje: pero los resultados son contradictorios. Dos líneas de conducta se cruzan: generosidad, egoísmo, y como resultado ofrecen la inconciencia. Primero dice, hay que: "dar todo lo que se tenga y un poco más, hasta quedar vacío". Y luego, un poco más adelante, contradice su generoso impulso inicial: "Escribo para mí y para olvidarme de mí, Nadie me escucha y no me importa". Reflexiona sobre la utilidad de su arte, en el que sólo ve una manera fácil y agradable de matar el tiempo. Para él, la literatura ha dejado de ser un juego peligroso, para convertirse en una verdadera evasión, la huida de sí mismo. Lejos de todo compromiso, emoción, peligro, se entrega a un duermevela de sus facultades: "Sólo se puede escribir cuando se tiene sueño. Escribir sirve para no pensar -- y descansar". En los cuentos fantásticos: Muerte, El fin, Ese olor, La gran serpiente, Trampa, Recuerdo, el lector se sorprende ante los caprichos de la que un tiempo se llamó, la loca de la casa, ya que en estos relatos todos los por qué quedan sin respuesta. En las prosas descriptivas: Playa en invierno, Amanecer en Cuernavaca, Turbión, Trópico noche, el color predomina sobre la línea. El toque impresionista que logra es efectivo. Max Aub reparte el condimento, el color, con generosidad, y los perfiles casi se pierden.