"Art Decó: un país nacionalista, un México cosmopólita"  JAIME SOLER (COORD.) 

"Art Decó: un país nacionalista, un México cosmopólita" JAIME SOLER (COORD.) 

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 300.00
Precio de venta
$ 300.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Art Decó: un país nacionalista, un México cosmopólita" JAIME SOLER (COORD.) Instituto Nacional de Bellas Artes y Secretaría de Salud México, 1997 El libro fue impreso en los talleres de la Imprenta Madero y el tiraje fue de 3,000 ejemplares. El libro se encuentra en excelente estado, el trabajo fotográfico fue realizado por Arturo Piera L., el diseño fue realizado por Mónica Zacarías. Se denomina Art Déco a los estilos decorativos desarrollados a principios del siglo XX. Este movimiento tuvo corta duración (de 1920 a 1950 aproximadamente, dependiendo del país). El Art Déco fue un movimiento de mucho lujo con un trasfondo social: era de cierto modo, una protesta contra la austeridad impuesta después de la Primera Guerra Mundial. Entre algunas de sus características fue el uso de vegetales y formas geométricas tanto en las artes visuales como en la arquitectura, y la mezcla de estilos, como el constructivismo, cubismo, fauvismo y hasta el estilo egipcio, gracias a los descubrimientos que se llevaron a cabo durante esa época. La arquitectura en México recibió la influencia del Art Déco en 1920, algunas colonias de la Ciudad de México aún nos permiten admirar estas hermosas construcciones que hoy día siguen dándole un sabor único a sus calles. Los casos más notables son sin duda, la colonia Tabacalera y la colonia Hipódromo Condesa, cuyos lotes comenzaron a venderse en 1927 y estaban dirigidos a la clase media que empezaba a expandirse tras la Revolución. Los creadores destacados de esta etapa fueron los arquitectos Juan Segura y Francisco J. Serrano. El Edificio de la Secretaría de Salud, es un lugar fascinante, privilegiado y lleno de historia proyecto a cargo del Arquitecto Carlos Obregón Santacilia que comenzó con una tendencia nacionalista neo-colonial, que más tarde mezcló con art decó y desde el 19 de marzo de 1991, la Comisión Nacional de Zonas y Monumentos Artísticos, lo declaró como edificio monumento artístico.