"Das lithographische Werk"  2 volúmenes   HONORÉ DAUMIER 

"Das lithographische Werk" 2 volúmenes  HONORÉ DAUMIER 

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 1,000.00
Precio de venta
$ 1,000.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Das lithographische Werk" 2 volúmenes HONORÉ DAUMIER Rogner & Bernhard Alemania, 1977 Esta pieza cuenta una revisión de Klaus Schrenk y con un ensayo realizado por Charles Baudelaire. La pieza se encuentra en excelente estado sin daño alguno. Honoré Daumier fue un caricaturista, pintor, ilustrador, grabador, dibujante y escultor francés de la época realista. En 1828 comenzó sus primeras litografías para el diario La Silhouette (La Silueta). En 1830 inició su labor en la revista humorística La Caricature en donde adquirió merecido renombre por sus grabados y dibujos llenos de sátira y crítica social (incluyendo escenas domésticas). En 1832 comenzó a trabajar en Le Charivari, periódico humorístico-político dirigido por Charles Philipon; allí tuvo como compañeros a otros señalados caricaturistas: Raffet, Devéria y Grandville. Gracias a Charles Philipon se decidió a elaborar una gama de bustos en terracota, representando a Las celebridades del Justo Medio, dándoles un aspecto divertido al utilizar las características físicas de los políticos. Particularmente crítico al gobierno de Luis Felipe I de Orleans. Daumier, precisamente por haber realizado una caricatura en la que ese monarca aparecía retratado como Gargantúa (el glotón personaje de Rabelais), sufrió una prisión de seis meses. En 1835, debido a la instalación de la censura en Francia, Daumier evitó la caricatura política directa y en su lugar se dedicó a ridiculizar las convenciones y costumbres entonces imperantes. Retornó a la sátira política con la Revolución francesa de 1848. A partir de ese mismo año se apasionó por la pintura, y tuvo entonces un estilo muy influido por Delacroix, Corot, Millet, Rousseau y -en sus últimas obras- por Fragonard (como en El estudio)1​ y los impresionistas (por ejemplo en La lavandera). A medida que fue perdiendo vista, tuvo que dejar la litografía y centrarse en la pintura, que abordaba con una técnica directa y apenas retocada. También son muy valoradas sus esculturas y bustos de yeso (escayola) y bronce, que realizaba principalmente para que le sirvieran de modelos al realizar sus ilustraciones. Sus grabados destacan por la mordacidad descarnada y por la cantidad de matices exquisitos y líneas nada exentas de sutileza, al trabajar sarcásticamente los rostros, las expresiones, los gestos, con precisas exageraciones mediante las que logra dar noción de la personalidad de los sujetos representados. Es interesante notar en sus litografías el sabio uso de las combinaciones cromáticas para lograr sus cometidos de expresar situaciones emotivas en un ámbito social (existe aquí un influjo -morigerado- desde la obra de Goya); sus litografías tienen una calidad muy próxima a la pintura. En cuanto a su menos conocida pintura, se caracteriza por un patetismo logrado con masas oscuras y contrastes de colores fríos y cálidos. Es así que si en sus últimos tiempos Daumier recibió influjos de los impresionistas, él previamente había ya influido en ellos, pero no queda en esto la gravitación de Daumier, pues también ha influido sobre los expresionistas, por ejemplo en Emil Nolde, Ernst Barlach y Ensor. En el año de 1851 realizó importantes pinturas, entre ellas La Ebriedad de Sileno y María Magdalena, las cuales fueron publicadas en la serie Actualidades. En sus obras expresó los acontecimientos sociales de la época como el golpe de estado de Luis Napoleón Bonaparte, la rebelión de los trabajadores por la opresión y la imposición de este para emperador.