"El Barraco de México" VV. AA.
"El Barraco de México" VV. AA.
"El Barraco de México" VV. AA.
"El Barraco de México" VV. AA.
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El Barraco de México" VV. AA.
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El Barraco de México" VV. AA.
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El Barraco de México" VV. AA.
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El Barraco de México" VV. AA.

"El Barraco de México" VV. AA.

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 600.00
Precio de venta
$ 600.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"El Barroco de México" Textos de María Concepción Amerlinck, Virginia Armella de Aspe, Héctor Azar, Teresa Castelló de Yturbide, Carlos Chanfón Olmos, Manuel González Galván, Rogelio Ruiz Gomar, Javier García Lascurain, Marita Martínez del Río de Redo, Felipe Ramírez Ramírez, José Pintado Rivero, José Antonio Terán Bonilla, Ernesto de la Torre y Villar, Guillermo Tovar de Teresa Banco Nacional de Comercio Interior Lunwerg Editores México, 1991 349 páginas con ilustraciones Ejemplar en muy buenas condiciones, encuadernado en pasta dura por la editorial, conserva la sobrecubierta bien cuidada. El Barroco en México fue el estilo artístico más presente en la entonces Nueva España entre los siglos XVI y XVIII, aunque en el norte del territorio este predominio se extendió hasta principios del siglo XIX. Fueron los españoles los que introdujeron esta corriente en sus territorios americanos. Este estilo había nacido en Europa, concretamente en Italia, a comienzos del siglo XVI. En un contexto de fuertes enfrentamientos religiosos entre católicos y protestantes, las características del estilo barroco fueron utilizadas por la Iglesia para reforzar su influencia sobre el pueblo. El arte barroco produjo obras en todos los géneros, desde la literatura hasta la pintura, con una especial incidencia en la arquitectura. En México, por ejemplo, varias de las más espectaculares catedrales e iglesias pertenecen a este periodo, caracterizado por las formas y ornamentos creados para que el espectador se viera más involucrado emocionalmente.