"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ

"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" - ANTONIO RODRÍGUEZ

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 600.00
Precio de venta
$ 600.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"El hombre en llamas. Historia de la pintura mural en México" 
ANTONIO RODRÍGUEZ 
Thames and Hudson
Primera edición en español
Londres, 1970
519 páginas

Descripción: Con 56 láminas en color, 234 láminas en negro y 22 grabados.
Libro de tapa dura, empastado en tela editorial. Conserva su sobrecubierta, con ligeros detalles debido al uso. Interior en perfecto estado. Una curiosa edición híbrida con texto en inglés pero con sobrecubierta en español.

Reseña: Cuando escribió el ensayo Unidad y diversidad de la pintura contemporánea en México (Acta Politécnica Mexicana, No. 4, Órgano Oficial del IPN, Enero-Febrero de 1960), en el que manifestó la tesis de que las escuelas artísticas de todos los tiempos se han distinguido, las unas de las otras, por una serie de rasgos, características, propósitos y técnicas afines, que unen entre sí, en forma real y visible, las obras y a los artistas que las integran, llegó a la conclusión de que México no escapaba a la regla.

Este trabajo (uso sus propios conceptos) nos permite descubrir su inicial, cultivada y floreciente metodología crítica objetiva, y su tendencia subjetiva, constante y acentuada, para fundir lo real con lo fantástico, lo místico con lo pagano, lo religioso con lo mágico, la vida despierta con el sueño, y también la generosidad con la delicadeza, la violencia con la ternura, la pasión con el equilibrio, en un juego constante de contrastes.

Este trabajo (uso sus propias palabras) nos descubre a un verdadero maestro para quien quiera iniciarse en el ejercicio de la crítica de las artes plásticas y la crítica del arte en general. Les atribuye al paisaje y a la historia del pueblo mexicano el carácter dramático, tantas veces contradictorio, de la pintura mural mexicana, lo que le permitió perfilar su monumental obra Mexikaniche Wandmalerei von den Anfrängen bis zur Gegenwart (Copyright 1967 by VEB Verlag der Kunst, Dresden), que ganaría el primer lugar, como libro de arte, en la Feria Internacional del Libro de Francfort, Alemania, de 1968, y que sería traducido al español con el título El hombre en llamas, historia de la pintura mural en México (Thames and Hudson, London, 1970).

Autor: Antonio Rodríguez Díaz Fonseca —Francisco de Paula Oliveira, su verdadero nombre— nació el 29 de octubre de 1908 en Lisboa, Portugal. Llegó a México por el puerto de Veracruz, el 19 de abril de 1939, a bordo del St. Nazaire Flandre, proveniente de Francia, huyendo de la persecución del fascismo, contra el que combatió en Francia, después de luchar, políticamente, contra la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar, en Portugal, y de haber apoyado a las milicias republicanas, en la Guerra Civil Española. Naturalizado mexicano (1941), escribiría, posteriormente, que nació el día que llegó a Veracruz (Revista Siempre!, abril de 1964).

No solo recordando la muerte, en agosto de 1993, de Xipe Totec (“El Desollado Nuestro Señor el Sol”, Dios Azteca del Maíz, de la Primavera y de los Sacrificios, pero también de las Minas, de los Metales y de los Joyeros), así rebautizado Antonio Rodríguez por Rebeca Monroy Nasr, sino siempre, debemos mantener presente el mensaje oportuno (en 1947, Antonio Rodríguez ganó el primer premio por su ensayo “El Quijote, mensaje oportuno”, en el certamen convocado por los Talleres Gráficos de la Nación) de un hombre creador y promotor de la cultura, en el Instituto Politécnico Nacional y en todo el país, de luchar, humanista y espiritualmente, ya no digamos políticamente o por la vía armada, si fuere necesario, contra las injusticias.