"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL

"Los Puentes" - AUGUSTO LUNEL

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 600.00
Precio de venta
$ 600.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Los Puentes"
AUGUSTO LUNEL
Ilustraciones de Leonora Carrington
Los Presentes
Primera edición
México, 1955
75 páginas

Descripción: Ejemplar en buenas condiciones, encuadernación rústica con algunos detalles de uso. Ilustraciones a lo largo del libro.

Reseña: Lo que se advierte, inmediatamente, en este libro, es la poderosa influencia ejercida por Octavio Paz: el Octavio Paz de Semillas para un himno. La brillantez verbal, el método metafórico, la predilección por las mismas palabras, son notorios: las burbujas estallando, los rayos de luz, la luz molida, las astillas de números, los vidrios rumorosos, los peces vivos, las estrellas quebradas, la luz que se descascara -nuevamente-, los espejos, los oídos rotos abiertos a la luz, los glóbulos inflados que estallan, las hechicerías de cristal, etcétera, proliferan a lo largo y ancho de los versos de Lune!.

Autor: Augusto Lunel (1925-?) fue un poeta surrealista peruano. 

Hacia 1956 una joven periodista llamada Elena Poniatowska llegaba a visitar sus oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores, situadas en avenida Juárez, al poeta Octavio Paz, quien acababa de llegar de París. Elena no olvidaba nunca llevar una pluma y una libreta de apuntes Scribe.

Paz y Poniatowska caminaban a la sombra de los árboles de Paseo de la Reforma y solían detenerse en la Librería Francesa, que se hallaba entonces a unos pasos de Bucareli. Paz resultó fundamental en la formación francesa de la joven Elena recomendándole libros definitivos.

Otras veces Elena y Paz iban al Kiko’s. Elena recuerda a un poeta peruano Lunel, de quien creía que Paz lo llamaba así por tener cara de luna. “Pero no, Augusto Lunel era su nombre.”

Sin embargo Augusto era sólo augusto a la hora de comer. En el Kiko’s manducaba por varios. Ante los ojos azorados de la joven periodista, el glotonazo de Lunel se zampaba tres tortas con tremenda telera: “una de pollo con mole, otra de queso de puerco y la tercera de pierna adobada”. No siempre fue la misma rutina: a veces “pedía de milanesa”. Lunel acompañaba su festín mexicano con un gigantesco vaso de café con leche, al que tenía el buen gusto de bebérselo con popote. Lunel tenía cara de luna pero a la hora de comer era como Orozco. Una vez Paz, al mismo tiempo que disertaba lúcidamente sobre la figura y la obra de Flaubert, sugirió a Lunel que mordiera un chile verde, pero al probarlo Lunel dio una serie de gritos tan espantosos que Paz decidió interrumpir su conferencia.

Elena cuenta que varios años después encontró a Lunel en las calles de París. Iba en motocicleta. Se saludaron con cordialidad, y Lunel, seguro de su condición latinoamericana, le contó que las francesas no dejaban de perseguirlo.

–¿A poco?– preguntó Elena con incredulidad femenina.

Ofendido, Lunel respondió arrancando con furia la motocicleta.