"Metafísica natural estabilizada y problemática metafísica espontánea"  JUAN DAVID GARCÍA BACCA 

"Metafísica natural estabilizada y problemática metafísica espontánea" JUAN DAVID GARCÍA BACCA 

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 250.00
Precio de venta
$ 250.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Metafísica natural estabilizada y problemática metafísica espontánea" JUAN DAVID GARCÍA BACCA Fondo de Cultura Económica México., 1963 La pieza se encuentra en excelente estado sin daño alguno. Juan David García Bacca (1901-1992), filósofo, lógico, ensayista y traductor español nacionalizado venezolano. Es propiamente un filósofo de la ciencia pero ha desbordado ampliamente los límites de toda disciplina empujado por un gusto literario que el autor fue liberando desde su primera madurez. De ese proceso fueron excelentes resultados sus trabajos a medio camino de la filosofía y la literatura o, mejor dicho, en la voluntad de reconocer la herramienta literaria como mecanismo de explicación filosófica. Su aportación más personal a una redefinición de la metafísica y el modo de comprenderla está en Metafísica natural estabilizada y problemática metafísica espontánea. Bacca le confirió especial atención a la metafísica y a la teología, y al aporte de éstas a la historia del conocimiento. Un ejemplo de ello se encuentra en su libro Infinito, transfinito, finito. En esta obra el autor asegura que la escolástica marcó el principio del cálculo diferencial. Los griegos no veían diferencia entre lo finito e infinito y lo definido e indefinido respectivamente. Y peor aún, los griegos repudiaban lo infinito-indefinido. Pero, en la época medieval, Santo Tomás de Aquino, más como teólogo que como filósofo, separó lo infinito de lo indefinido y le confirió valor positivo a lo infinito al decir que Dios es definido pero infinito. Históricamente esto dio pie a que Newton y Leibniz, independientemente, y ya no tanto como teólogos sino como filósofos matemáticos, se sintieran "guapos y apoyados" para "inventar y patentar" el cálculo infinitesimal. Desarrolló como filósofo y pedagogo una obra inscrita en dos vertientes: la logística y la metafísica. En lo que respecta a la primera, la obra de García Bacca fue innovadora y original, ya que fue el primer filósofo de habla hispana en elevar a la dignidad de las grandes metodologías filosóficas criticismo, fenomenología, existencialismo, epistemología el marco teórico y conceptual de la lógica formal. En 1934 publicó Introducción a la logística, y casi simultáneamente el tratado Assaigs moderns per la fonamentació de les matemàtiques. García Bacca, que no abandonó nunca del todo el marco filosófico y conceptual en el que se había formado, la escolástica, hizo sin embargo el esfuerzo de interpretar las enseñanzas de Aristóteles. La segunda vertiente de su pensamiento, la más original y arriesgada, mezcla las tres raíces de su filosofía Platón, la ontología aristotélica y la lógica para dar un conjunto de obras que, desde Metafísica natural estabilizada y problemática metafísica espontánea (1963), se orienta hacia una filosofía de la "transformación" más que de la "interpretación". La nueva metafísica elaborada por este filósofo problematiza su propia condición y no se contenta con especular sobre el mundo, sino que integra el pensamiento técnico y científico, de la economía a la física cuántica y el principio de indeterminación, para trazar el posible mapa del sentido del hombre en un mundo mucho más complejo y tecnificado. García Bacca fue además un historiador de la filosofía, sensible a la dimensión literaria de esta disciplina, y simétricamente abordó asuntos de historia y crítica literaria desde un punto de vista filosófico. Por último, fue un traductor que renovó la lectura de los filósofos antiguos, de los presocráticos a Platón, de quien dejó una versión íntegra de las obras completas que constituye la primera traducción íntegra del corpus platónico lograda por un filósofo de lengua española, empresa ésta sólo comparable al esfuerzo de traducción de los diálogos realizado por el filósofo alemán Friedrich Schleiermacher a comienzos del siglo XIX.