"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA

"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 700.00
Precio de venta
$ 700.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Quetzalcoatl" AGUSTÍ BARTRA Tezontle Fondo de Cultura Económica Primera edición México, 1960 185 páginas Ejemplar en muy buenas condiciones, encuadernación rústica. Sobrecubierta en bien conservada, aunque presenta algunos detalles de uso, se agregó mica protectora. Diseño tipográfico de A. A. M. Stols. Portada de Vicente Rojo. "Con Quetzalcoatl sé más, naturalmente, lo que he querido realizar que lo que he realizado. Quizás por sus múltiples implicaciones vitales y subjetivas, en este poema he podido comprobar agudamente que cuando una visión o un tema se nos entraña en obra ineludible, nos trasciende tanto como nos limita. Ignoro hasta qué punto he fundado aquí con el Canto, pero ciertamente no olvidaré nunca en qué momentos de poesía inclinaba humildemente la cabeza, poseído..." "Por encima de todo, me interesaba arrancar de la roca mítica mexicana la estatura del Hombre Luz, para que acompañase con dimensión más pura y distinta otras figuras mías anteriores. «La luz es siempre acción», dijo Novalis. Se podría objetar que la Sombra lo es también, y acaso más todavía. Lo es, sí. Lo sabemos, en el cuerpo y en el espíritu: nos golpean las ciegas idolatrías de nuestro tiempo, nos acomete Tezcatlipoca. Y el dualismo es agonal, porque «la joven luna», «el espejo humeante», «el hermano gemelo» nos hinca en el ser la certeza de que el hombre no puede oponerse a su destino". "Como poeta, lo que me importaba era crear, de ninguna manera glosar: ser fiel a la prodigiosa figura desde lo hondo, pero comunicándole una nueva actualidad palpitante, aprovechando los sutiles hilos de la trama de oro del mito antiguo para tejer por mi cuenta; buscar esencialidades coincidentes y darles contenidos visionarios; volver a elaborar los símbolos subyacentes y dar a la figura otra epifanía, una anunciación que brotase de mi temporalidad. Había que palpar lo primigenio y pegar el oído sobre el corazón del futuro, amasar estrellas y raíces mexicanas y mezclarlas, trenzarlas con vientos, ecos y resonancias universales que levantaran la nueva fabulación como la resurrección de un prodigio que no había muerto, sino que estaba ahí, esperando. Dejé que Quetzalcoatl hiciese de mí uno de sus retornos". "No creo que en ningún otro mito del mundo haya nada tan bello y cargado de símbolo trascendental como el momento en que de las cenizas del corazón de Quetzalcoatl sale su espíritu en forma de estrella y asciende al cielo. Si Quetzalcoatl es el dador, hombre y dios solar, símbolo del eterno retorno, estrella que muere y astro que resucita, en una palabra, conciencia y creación, Tezcatlipoca, en cambio, es la noche, el que roba y asalta en las encrucijadas, el destructor, el frío del Norte negro, el jaguar, la fuerza ciega de la naturaleza. Quetzalcoatl es, para mí, la encarnación de una grandeza que quiere ser, y es, un poder, mas no una voluntad de poder, como diría Buber. Los contenidos de su fuerza espiritual le impedirían, si por otra parte no estuviera lleno de amor, traicionar su meta por medio de falaces justificaciones. Es un codificador del alma. Tezcatlipoca representa la lucha continua del poder vacío y maniqueo que sólo tiende a su propio acrecentamiento y que si cesara en su acción —13→ sin misión se derrumbaría como un espectro de corteza en medio del estrépito de los acontecimientos. En cierto modo, Tezcatlipoca es la historia en su aspecto deshumanizado: lo que se cierra para devorar lo que ha apresado. Veo a Quetzalcoatl como el héroe espiritual que se niega a combatir la violencia con la violencia. Ha de crearse por la palabra y por la acción luminosa, se derrama, abraza, conquista espíritus, canta la vida porque la vive en la plenitud del yo-tú-él, grávido de conciencia terrestre y de verdades atravesadas por el espíritu. Si frente a Tezcatlipoca su actitud es prometeica, la conciencia de su condición humana le evita toda desmesura. Así, lo acompañan Nanotzin, la mujer, y Xelhua, el discípulo más amado". "Tuve que desnudarme de muchas cosas para poder sumergirme en el poema, donde lo fundamental me esperaba, los temas en torno a los cuales había yo girado siempre: Amor, Tiempo y Muerte. No necesitaba más para cantar a la vida. El resto eran presencias. Y misterio. «Algo muere en todo nacimiento, algo nace en toda muerte...», digo en alguna parte de mi poema. Y así era yo mientras componía mi Quetzalcoatl: nacía y moría. Vivía la aurora de las palabras, el fuego de los signos, el grito de las atalayas que retumba en las oquedades. Sufría y era feliz. Y me rodeaban rostros de hermanos. Lo que he hecho me lo dirán tal vez los ecos, si mi voz hace saltar lo dormido, si cae como hilo de agua en la boca que modela una hora profunda..." Prólogo de Agustí Bartra. Agustí Bartra i Lleonart fue un poeta, traductor y prosista español. Participa en la Guerra Civil por el bando republicano, exiliándose en 1939. Pasa por diversos campos de refugiados hasta desembocar en París. Allí conoce a la escritora Anna Murià, también exiliada, con quien se casaría y tendría dos hijos. En 1940 se embarca para la República Dominicana; después marcha a Cuba y México, donde fija su domicilio más estable. Fue uno de los fundadores de la revista Lletres (1944-47), publicada en México.