"Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN
"Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN
"Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN
"Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN
  • Cargar imagen en el visor de la galería, "Recuerdos"  CONCHITA CINTRÓN

"Recuerdos" CONCHITA CINTRÓN

Proveedor
Los libros del dr Sámano
Precio habitual
$ 500.00
Precio de venta
$ 500.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Recuerdos" CONCHITA CINTRÓN Espasa-Calpe España, 1962 Prólogo de José María de Cossío. La pieza se encuentra en excelente estado sin daño alguno. Concepción Cintrón Verrill, conocida profesionalmente como Conchita Cintrón, (1922-2009), fue una figura del rejoneo, referente de la torería peruana. En una ocasión, cuando Conchita tenía 16 años, el gran matador mexicano Chucho Solórzano, entonces en la cima de su popularidad y a la sazón contratado para la feria de Lima, vio actuar a la chica en la placita, y conversó con Ruy da Cámara para que se presentará en la capital mexicana. En junio de 1939, Conchita partió en un vapor a tierras mexicanas en compañía de Ruy y Asunción. Así, si Conchita se inició en el toreo en tierras peruanas, se hizo torera en México. Chucho Solórzano y Rafael Vallejo -apoderado de Conchita durante los años de su estancia en México- prepararon el debut en la Plaza de El Toreo para el 20 de agosto. La corrida terminó en triunfo y la curiosidad inicial del público por ver a una mujer torero se tornó en admiración al ver la desenvoltura de la niña ante los animales de casta.​ A la semana repitió, obteniendo el mismo éxito. De agosto de 1939 hasta fines de 1943, Conchita toreó en la capital y los estados 211 corridas, matando a estoque 401 toros. Alternó con las más importantes figuras del toreo del momento y su carrera quedó definitivamente ligada a nombres como el de Fermín Espinosa Armillita Chico, Lorenzo Garza, Luis Castro El Soldado, Luis Procuna, Silverio Pérez, Chucho Solórzano y de todos los grandes maestros mexicanos de la época, sin dejar de mencionar tres que grabaron su corazón por siempre: Juanito Gallo, Alberto Balderas y José González Carnicerito de Méjico -el primero un principiante, los otros dos consagrados- ya que los tres encontraron la muerte en el ruedo en tardes fatídicas, con ella presente. Durante esos años todas las ferias de importancia de México contaron con la actuación de quien empezaron a llamar la Diosa Rubia del Toreo.